martes, 4 de octubre de 2016

RICHTER, GERHARD, DRESDE, 1932, Y SU OBRA BETTY, 1988

Gerhard Richter - “Betty” (1988, óleo sobre lienzo, 102 x 72 cm, Saint Louis Art Museum, St. Louis)
Este famoso cuadro de Gerhard Richter (http://goo.gl/mHCKTY) es un retrato de su hija Betty, un retrato bastante particular ya que no podemos ver el rostro de la retratada. La postura de la chica nos produce cierta incomodidad, como si hubiese girado la cabeza justo en el momento en que llegábamos nosotros. Esto excita nuestra curiosidad, hace que sintamos la necesidad de ver su cara, cosa que no sucede cuando la figura está completamente vuelta de espaldas (http://goo.gl/aTH9LM). ¿Y qué está mirando Betty? Uno de los cuadros abstractos que pintó su padre en los setenta, perteneciente a la serie “Pinturas grises” (http://goo.gl/wixHSm). La superficie lisa y monocroma del cuadro, funciona aquí como fondo neutro para el retrato y es también la excusa para que la modelo se de la vuelta. 
Si lo contemplamos de lejos, el cuadro parece una fotografía (de hecho, está basado en una foto que hizo el propio Richter de su hija varios años atrás), pero si nos acercamos bastante, podemos apreciar el desenfoque típico de las pinturas de este artista que, en este caso, crea una especie de aura o halo alrededor de la figura Betty, como si la luz de la obra saliese directamente de su cuerpo. Con este ligero desenfoque, Richter nos está diciendo que, por muy perfecta que sea la técnica, es imposible representar fielmente la realidad, ya que siempre habrá algo intangible que el artista no será capaz de capturar.
www.elcuadrodeldia.com

2 comentarios:

  1. Con la introducción de la obra "Betty" de Richter, quería señalar la analogía que existe con "El mundo de Cristina" de Wyeth. Ambas están dando la espalda al espectador.Esta última obra está, también influida, sin duda, por la fotografía, como lo demuestran su detallismo y los puntos de vista insólitos.
    Ambos artistas desafían las normas convencionales de la pintura y la representación, ofreciéndonos una obra que literalmente da la espalda a los convencionalismos.
    Es un arte que se basa en la reproducción fiel-fotográfica-de la realidad.
    Garantizan una apariencia fía y mecánica, tecnológica, de la representación.
    En la 5a Documenta de Kassel de 1972, organizada por Harald Szeemann, se confrontaba "hiperrealistas" y "conceptuales"y se preguntaba por una posible síntesis de las actitudes de estas dos corrientes dominantes de fines de los años setenta, conviene señalar, sin embargo cuánto se enriqueció el Hiperrealismo con la sintaxis de la fotografía o del cine, y cómo sus mejores representaciones cuestionan de manera consciente lo espectacular cotidiano, por una afinidad con el POP ART continuando en cierta medida con el programa de crítica social.
    En Alemania, en Dusseldorf, los defensores del Realismo capitalista, Sigmar Polke, Gerhard Richter utilizaban la imagen cliché ampliada(blow up)ya sea sola, ya sea retrabajada por las técnicas pictóricas tradicionales: imágenes anónimas, emblemáticas, extraídas de la realidad trivial y mediatizada de la Alemania de los años 60.

    ResponderEliminar
  2. Refiriéndose a lo que pretendía plasmar en "El mundo de Cristina"; el artista escribió: "Si he conseguido hacer sentir al espectador que el mundo de ella tiene limitaciones físicas pero en modo alguno espirituales, entonces he logrado mi propósito".
    El artista trabajó a partir de múltiples bocetos para realzar el dramatismo de la composición. Como llegó a decir, "cuando se pierde sencillez, se pierde dramatismo y es el dramatismo lo que me interesa".
    El MoMA adquirió este cuadro un años después que fuera pintado y desde entonces goza de la predilección del público.

    ResponderEliminar