sábado, 14 de enero de 2017

ROBERT FLUDD EL TEMPLO DE LA MÚSICA-(1617-1619


2 comentarios:

  1. Este conocido grabado es una representación gráfica de los componentes de la música práctica: la escala, los instrumentos, las proporciones, la notación rítmica, las claves y los lygares propios de las tres clases de hexacordos. Al pie Pitágoras observa la relación armónica producida por los sonidos de los macillos. El templo está dedicado a Apolo, representado por su lira. Las espirales de la torre representan los órganos del oído. Crono con la guadaña, sobre los relojes de arena y de sol, simboliza la relación entre los tiempos musicales y horarios. Se encuentra en la Lilly Library, Indiana University, Bloomington, Indiana.

    ResponderEliminar
  2. Existe algo inexpresable en la profundidad de la música; aunque hay formas de percepción que, se me ocurre debiera empezar por la pregunta Qué estoy haciendo? ¿qUÉ estoy sintiendo y pensando en respuesta a los sonidos que oigo?
    Puedo distinguir el timbre de un clarinete?, un acorde?, una repetición, la forma sonata, el estilo barroco.
    El silencio, puede resultar paradójico asignarle un valor, sin embargo pueden significar la liberación de una energía física. Uno de los silencios más dramáticos y tensos en la música se da justo antes de la cadencia final del coro del "Aleluya" de Hándel en el Mesías. También en la Sinfonía Heroica de Beethoven.
    El Tono- Pocas veces somos conscientes de los sutiles detalles de un tono musical, hasta que nuestra percepción de dirige hacia un tono especial y podemos reparar en él en su contexto. Es como un tono de luz (me imagino a veces la luz de Turner, a su pintura me refiero).
    Los acordes, a veces resultan aislados, otras se escuchan en un contexto. Los acordes iniciales de la Sonata Patética de Beethoven alguna vez los asocié con "Desnudo bajando una escalera" de Marcel Duchamp. Los especialistas citan como acordes musicales célebres el acorde de la apertura de la Sinfonía de los Salmos de Stravinsky, que no requiere contexto para que se lo reconozca debido a su artificio, registro y voz distintivos. Otro ejemplo interesante es reconocer la Sinfonía Heroica de Beethoven en la Sinfonía 1 de Brahms. Es apenas una introducción, el que tenga ganas, puede empezar con algunos trozos musicales y distinguir los instrumentos de viento, percusión, los tonos timbres y acordes.
    Referencia Lewis Rowell, Introducción a la filosofía de la música, Buenos Aires, Gedisa, 1985

    ResponderEliminar